La verdad jamás estará en los ignorantes, en los cobardes, en los cómplices, en los serviles y menos aún en los idiotas.

Essiac: cura natural para el cáncer.

Por Elizabeth Robinson.

 
Temario:
Introducción.
La entrevista con el Dr. Glum.
Testimonios.
Forma aconsejada de preparación.

Forma aconsejada de consumo.

Acción del tónico en el organismo.
Cómo se ofrece.

Las hierbas usadas y sus efectos.

  Introducción

Renee Caisse fue una enfermera canadiense que por un período de casi sesenta años trató a centenares de personas con un remedio herbal al que llamó Essiac (su apellido, al revés). En el hospital en que trabaja, descubrió este medicamento a través de una paciente que había sido curada de cáncer. La paciente había utilizado un remedio herbal que le había ofrecido un herborista de la tribu ojibway.

Renee abandonó el hospital en 1922, a la edad de 33 años y se fue a Bracebridge, en Ontario, Canadá, donde empezó a administrar el Essiac a todo aquel que la buscó. La mayoría de los pacientes que trató, traían como referencia cartas en que sus médicos certificaban que padecían de alguna forma de cáncer incurable o terminal, y que habían sido desahuciados por la medicina.

Renee se dedicó a conseguir las plantas y preparar el remedio herbal en su propia cocina, en un edificio que acondicionó para sus pacientes. Administraba el Essiac tanto por vía oral como en inyecciones. En los casos en que había un daño severo a los órganos vitales, sus pacientes murieron, pero su vida se prolongó mas allá de lo que los médicos habían predicho y -lo más significativo- vivieron sin dolor. Incluso algunos, declarados como terminales o desahuciados, pero sin daños severos a los órganos vitales, se curaron y vivieron 35 o 45 años más (algunos todavía están vivos).

Tan impresionante fue la efectividad de este simple remedio herbal, que no podía ser ignorada, y el Ministerio de Salud y Bienestar Canadiense y el Parlamento se involucraron en el asunto. Amigos, antiguos pacientes y familias agradecidas solicitaron autorización gubernamental para que Renee Caisse pudiera administrar libremente el medicamento a cualquiera que lo solicitara, sin intervención de las autoridades. Cincuenta y cinco mil firmas llenaron la petición. En 1938, el Essiac estuvo a tres votos de ser legalizado por el gobierno de Ontario como una medicina para pacientes de cáncer terminal.

La historia de Renee Caisse, su vida, su trabajo y la efectividad del medicamento al que llamó Essiac, se cuenta en el libro "La llamada de un ángel" del Dr. Gary Glum, de Los Ángeles CA. Después de leer el libro y de encontrarlo muy informativo, bien documentado y conmovedor, decidí entrevistar al Dr. Glum.

Verifique la información básica del libro a través de fuentes canadienses, uno de ellos un herborista que sabe del trabajo de Renee Caisse y que ha personalmente utilizado el Essiac con éxito. Después de terminar mi segunda conversación con el Dr. Glum me dice:

"Esta usted abriendo una caja de Pandora al publicar esta entrevista acerca del Essiac". Aunque no estuve de acuerdo, me quedé pensando sobre esta "caja de Pandora". Como es bien conocido en la mitología, Pandora es mandada por los dioses como una maldición para la humanidad, que los había ofendido. Los dioses entregaron a Pandora una caja con instrucciones de no abrirla, a sabiendas de que habría de desobedecer.

Cuando Pandora efectivamente abre la caja, hambruna, guerra, plaga, enfermedad, todos los males de la humanidad salen de ella. Luego, al final, salió la esperanza, como antídoto para la desesperación. Pero Pandora originalmente era una imagen de la Madre Tierra.

Ella tenía, no una caja, sino un tarro de miel como un cuerno de la abundancia, del cual fluía toda la vida y la creación, así como la muerte y el renacimiento. Los dones de la Tierra para sus hijos. Puesto que somos seres naturales en un mundo natural, parece apropiado que un simple remedio, compuesto por cuatro hierbas comunes, dones de la Tierra, puedan parecer tan prometedores hoy en día.

 La entrevista con el Dr. Glum.

E.R. = Para comenzar, Dr. Glum, ¿puede contarnos un poco de cómo se empezó a interesar en la historia que cuenta en el Llamado de una ángel y cómo obtuvo información de Renee Caisse y su trabajo?

G.G. = Un cercano amigo mío conocía a una mujer, cuyo nombre prometí no revelar, que vivía en Detroit, Michigan. Veinte años atrás le habían diagnosticado cáncer cervical en un hospital de Detroit, y le habían catalogado como incurable y terminal. Le habían dado como diez días de vida.

Convenció a su marido de hacer un viaje a Bracebrige, Canadá, y fue a ver a Renee Caisse. Fue tratada con el remedio herbal desarrollado por Renee –el Essiac- y en poco tiempo ya no tenía ninguna célula cancerosa en su cuerpo. Desde entonces esta mujer dedicó su vida a diseminar información sobre el Essiac en Estados Unidos.

Cuando la conocí, era la única persona poseedora de la formula original que estaba dispuesto a proporcionarla. Conseguí la fórmula del Essiac a través de ella. Así comenzó todo. Al principio, todo lo que tenia era un pedazo de papel.

Pensé "¿qué voy hacer con esto?". Decidí que lo mejor era buscar información oculta sobre el Essiac, ponerla en un libro y darla a conocer al mundo. Conseguí información sobre Renee Caisse a través de Mary McPherson, quien era una amiga muy cercana de Renee… no solo una amiga, sino también su paciente.

La madre de Mary y su marido también fueron sus pacientes. Todos fueron tratados por cáncer y curados por Renee. Mary trabajó con Renee al principio de la década de los treinta y tenía en posesión muchos documentos relativos al Essiac, por los 40 años que Renee la administró. Todos los documentos que tenía Renee fueron destruidos por el Ministerio Canadiense de Salud y Bienestar, cuando ella murió en 1978. Quemaron toda la información detrás de su casa.

E.R.= ¿Por qué?

G.G.= Porque no quieren que esta información llegue a las manos del público, de la prensa o de ninguna otra persona. Ellos ya habían descubierto lo que era el Essiac en 1937. Las reuniones de la Real Comisión del Cáncer habían llegado a las mismas conclusiones que Renee, que el Essiac era una cura para el Cáncer.

E.R.= ¿Qué es exactamente el Essiac?

G.G.= Essiac es una cura herbal para el cáncer, no tóxica, que ha estado con nosotros desde 1922. Es una fórmula hecha con cuatro hierbas muy comunes. Se ha ocultado la información porque el cáncer es el segundo negocio más productivo del mundo, después de la petroquímica.

El dinero y el poder acallaron la verdad. Nadie nunca ha pretendido curar el cáncer, solo controlarlo. Los institutos de Investigación, las compañías farmacéuticas, todos los que han manifestado interés en el cáncer, incluyendo a la Sociedad Americana de Cáncer, la Sociedad Canadiense de Cáncer, todos los autoproclamados benefactores de aquellos que han contraído la enfermedad, todas estas instituciones están involucradas en el manejo de dinero y poder que rodea al cáncer.

Estas instituciones tienen influencia sobre el gobierno y sus agencias reguladoras tales como la Administración de Drogas y Alimentos (FDA). La FDA. recomienda solo tratamientos alópatas para el cáncer y otras enfermedades potencialmente mortales. No aprueba ni legaliza tratamientos alternativos de ningún tipo.

E.R.= Lo que dice es que el Essiac esta en una posición similar a, por ejemplo, el medicamento laetril.

G.G.= Si, y la única razón por la que detuvieron al laetril -no podría haber sido parado de ninguna otra manera- fue a través de las compañías de seguros. Las compañías de seguros mandaron una circular a todos los médicos alópatas afirmando que no podrían pacientes con sustancias no aprobadas por la FDA.

E.R.= En su libro menciona que la Clínica Brusch, de Massachusetts trabajó con Renee Caisse. ¿La Clínica ha seguido haciendo investigaciones con el Essiac?

G.G.= El Dr. Charles A. Brusch ha abandonado la practica. Él fue el médico personal del presidente John F. Kennedy. El Dr. Brusch trabajó con Renee de 1959 a 1962, trabajó con miles de pacientes con Cáncer. También trabajó en la Comisión Presidencial de Cáncer, con gente como el Dr. Armand Hammer, con la Sociedad Americana de Cáncer y el Instituto Nacional del Cáncer.

El Dr. Brusch presentó sus hallazgos tras diez años de investigación. Llegó a la conclusión de que, en sus propias palabras, "El Essiac es una cura para el cáncer, y punto. Todos los estudios hechos en laboratorio en Estados Unidos y en Canadá apoyan esta conclusión".

Fue entonces cuando el gobierno federal estableció una orden perentoria diciendo "Tiene una de dos opciones: o se calla la boca o lo pasaremos a una prisión militar y nadie volverá a escuchar de usted". Así es que no volvimos a escucharle.

Los pacientes de Brusch bajo Essiac incluyeron al hijo de Edward Kennedy que había desarrollado sarcoma en una pierna y se la habían amputado. El Dr. Farber no sabia como salvarlo, pues nunca nadie había sobrevivido a ese tipo de sarcoma. Así es que consultó a Brusch y le preguntó "¿cómo vamos a salvar al hijo de Ted Kennedy?" y el Dr. Brusch sugirió ponerlo en tratamiento de Essiac. Después de hacerlo no volvió a tener una célula cancerosa. Pero han ocultado toda esta información al público.

E.R.= ¿Por qué?

G.G.= Como le digo, dinero y poder.

E.R.= ¿Sabe si este medicamento actualmente está en uso o bajo pruebas en alguna parte de Estados Unidos, o Canadá?

G.G.= En este momento, el Essiac esta en uso en los Estados Unidos, en Canadá, en México, en Australia, Europa, Asia y recientemente, también en África. El mensaje del Essiac está encontrando su camino en todo el mundo. Pero es conocido solo por grupos muy limitados.

Pero además, también está el problema de las compañías distribuidoras de hierbas en todo el mundo, que están sustituyendo la acedrilla por lampazo amarillo y lampazo chino y aquel es el ingrediente crítico del Essiac.

La acedrilla es el ingrediente herbal del Essiac responsable de la destrucción de células cancerosas, o bien de su amalgama, regresando a las células con metástasis al lugar del tumor original. Esa investigación fue realizada por el Dr. Chester Stock en el Sloan Kettering de Nueva York durante mas de tres años. Pero una vez reunida la información, la ocultaron al público, si bien se la entregaron al Ministerio Canadiense de Salud y Bienestar. El gobierno canadiense inmediatamente prohibió la venta y distribución de la hierba.

E.R.= ¿Prohibir una hierba vulgar como la acedrilla?

G.G.= Sí; la acedrilla es una hierba común que crece abundantemente en toda Norteamérica y Canadá. Tan común como una vulgar hierba. (Nota: Después de realizada esta entrevista, la revista Wildfire se enteró, a través de un herborista canadiense, que su gobierno había recientemente prohibido la comercialización de la hierba de San Juan, otra hierba común muy usada por herboristas).

E.R.= Bueno, me parece que prohibir la acedrilla no será una medida eficaz si uno mismo puede identificar la hierba.

G.G.= Sí; solo es cuestión de identificar la planta, cosecharla correctamente, dejarla secar del modo correcto y después mezclarla con las otras hierbas. Renee cosechaba la acedrilla (Rumex acetosella) cuando tenía de 4 a 6 pulgadas de altura. La cortaba y volvía a crecer y entonces la cortaba de nuevo. Repetía el proceso unas tres veces y luego la dejaba crecer para producir semilla.

Llegaba a crecer de 14 a 16 pulgadas. Llevaba los cortes de la hierba a casa y los dejaba secar a temperatura ambiente, dejaba los cortes reposar 3 o 4 días antes de empezar a voltearlos. Los volteaba cada dos días hasta que tuvieran totalmente secos, lo que tardaba entre 10 días y dos semanas. Con un ramito de acedrilla conseguía una onza de polvo seco, que era lo que usaba en la fórmula.

E.R.= ¿Tiene usted la fórmula? No aparece en su libro, aunque menciona la existencia de un video.

G.G.= Sí; la tengo. Y puedo dárselo a cualquiera, sin ningún costo. Ya no vendemos el video; simplemente enviamos la fórmula por correo a cualquiera que la pida.

E.R.= La casa editorial me dijo que tuvo problemas para publicar el libro y distribuirlo. ¿Qué clase de problemas?

G.G.= No había ninguna casa editorial que quisiera publicarlo. Nadie quiso correr el riesgo de una demanda de muerte por negligencia; así es que tuve que publicarlo por mis propios medios. Y tan pronto como lo hice, me cayó Hacienda con un cobro de medio millón de dólares en impuestos y me dijeron: "Esto no tiene nada que ver con impuestos; es por el cáncer".

De hecho, se llevaron mis archivos de mi consultorio y los confiscaron. También miles de mis libros fueron confiscados en la aduana por el gobierno canadiense; nunca me han regresado esos libros. Los únicos que me quedan los tengo escondidos en bodegas.

E.R.= Es increíble. ¿A qué atribuye el interés por mantener esos libros fuera de circulación?

G.G.= Dinero y poder, como ya le dije. El cáncer es el segundo negocio más productivo del mundo, justo después de la petroquímica. En Canadá, el Ministerio de Salud y Bienestar confisca el libro porque dicen que es muy "publicitario".

E.R.= ¿Publicitando qué? ¿El video que ya ni siquiera vende?

G.G.= No, una cura para el cáncer.

E.R.= ¿Puede explicar un poco más sobre el miedo que tienen los editores a una demanda de muerte por negligencia?

G.G.= De lo que se trata es que le estamos dando a la gente una fórmula que pueden preparar y usar en la privacidad de su casa, sin la aprobación de la AMA., de la FDA. o de nadie más. Si por cualquier razón, un abogado o un miembro de la familia, decidiera que la causa de la muerte de alguien fue el uso del Essiac, se vería envuelto en una demanda, dado que no es legal su uso pues no fue aprobado por la FDA.

Cuando Renee Caisse solicitó permiso para probar el Essiac, se le concedió tratar pacientes terminales de cáncer que hubieran sido desahuciados por los médicos. Esa fue la primera condición. En segundo lugar, todo debería estar certificado por un reporte patológico. Y tercero, no podría cobrar nada por sus servicios.

Aceptó todas las condiciones y empezó a tratar pacientes con Essiac. Muchos de ellos todavía asistieron a su funeral, 35 años después, cuando, a los 90, murió Renee. Como saben, en 1937, el Essiac estuvo a tres votos de ser legalizado como un tratamiento para el cáncer.

La gente había recolectado 55.000 firmas en una petición para permitirle Renee seguir usando el Essiac. Años después descubrió que el único motivo por el que no se ganó la mayoría fue por una reunión del Colegio de Médicos y Cirujanos con el Parlamento, en la que sostuvieron: "Si no prestan atención a la presión política y no legalizan el Essiac, entonces revisaremos el asunto con seriedad y le daremos a esta mujer una oportunidad para escucharla".

Así es que el Parlamento no legalizó el Essiac. Siguiendo las recomendaciones de la Real Comisión del Cáncer, se le permitió a Renee continuar su práctica, pero bajo las condiciones antes mencionadas, lo que permitió al Ministerio de Salud y Bienestar restringir el acceso público al tratamiento del Essiac. Sé lo que le estoy diciendo porque tengo una copia de las transcripciones de las audiencias; me las dio Mary McPherson y son parte de la información que no se quemó tras la muerte de Renee.

E.R.= Ya lo había mencionado. ¿Qué fue exactamente lo que se quemó?

G.G.= Todo el resultado de sus investigaciones de 40 años. Todos los nombres, todo el historial clínico que había recogido. Sus archivos y récords.

E.R.= ¿Y que pasó con los historiales de la Clínica Brusch? Esos podrían ser evidencia convincente.

G.G.= Hasta donde sé, todo ese material también fue destruido. Supe que Renee trabajó con el Dr. Brusch de 1959 y 1962, así es que fui a la casa del Dr. Brusch en Cambridge, Massachusetts, y allí me entregó el único material que le había quedado de sus archivos sobre el Essiac. Uno de ellos era su archivo personal, pues trato su propio cáncer con Essiac. Yo tengo sus papeles. Toda la información de mi libro esta corroborada con hojas de papel con fechas y firmas, y esas hojas y firmas son originales; no son copias.

E.R.= ¿Ha tenido usted alguna experiencia personal con el Essiac?

G.G.= Si, puedo darle un ejemplo. Toby Wood era un niño de 12 años; había contraído linfoblastemia, que es una de las más virolentas formas de leucemia. Había estado en quimioterapia por 4 años y en radiaciones por 3. El único anhelo en la vida de su madre era encontrarle una cura.

Fue a todos lados; probó todos los tratamientos alternativos. Su última parada fue con el Dr. Alvazados en Atenas, Grecia; la cuenta de células blancas del niño era de 186.000. No tenía células rojas ni plaquetas; se estaba desangrando. Le pusieron una transfusión y lo mandaron de regreso a Alaska con una esperanza de vida menor a cinco días.

Conocí a una hermana de la madre en Los Ángeles mientras preparaba mi libro, y ella me preguntó si podría creer en esto. Tuvimos una larga conversación. Pidió dinero prestado para volar a Anchorage y llevar una botella de Essiac.

Para cuando llego, le pronosticaban a Toby tres días más de vida. Estaba en un completo estado de deterioro. Tomó el Essiac y en 24 horas se pararon las hemorragias. Después de tres meses, todos sus exámenes de sangre resultaron normales. Meses después estuve en Alaska y lo conocí.

Toby finalmente murió, y encontramos un patólogo dispuesto a practicarle una autopsia exhaustiva. Sabíamos que ya no tenía leucemia; queríamos saber cual había sido la causa de la muerte. El reporte tardó 4 meses en llegar. El patólogo había examinado todos sus órganos vitales, cerebro, testículos y la médula espinal. No había blastemas en los órganos vitales ni en la médula espinal.

Había algunas células errantes en el cerebro y los testículos. La causa de la muerte fue un daño al miocardio, efecto secundario a la quimioterapia. Este fue el primer reporte existente en la historia médica de una persona que hubiera sobrevivido a la leucemia linfoblastémica.

Entregamos esa información a las agencias noticiosas AP (Associated Press) y UPI (United Press International), pero dijeron que no era una noticia impactante. Nuestra información sobre el Essiac ha dado la vuelta al mundo dos veces en la revista Publisher’s Weekly en un gran anuncio de dos páginas.

No recibimos respuesta de ninguna casa editorial en todo el mundo, ningún productor o director de Estados Unidos, ningún programa televisivo de entrevistas, nada de eso. No tenemos acceso a los medios de comunicación. De hecho hablamos con Philip Scheffler, productor del programa 60 Minutos.

Leyó el libro y le preguntamos que haría al respecto; dijo que nada. Le dije que toda la información del libro era verificable; que, en otras palabras, era verdad. Le dije "¿entonces por que no nos exhiben en 60 Minutos, al Essiac y a mí, como un fraude?". Él dijo "No, no puedo".

Llevamos el libro con Joe Donally, que es el productor ejecutivo de los noticiarios de ABC en Nueva York. Le dijimos: "¿por qué no dárselo a Peter Jennings, Geraldo Rivea, Ted Koppel, o uno de esos?" dijo que no. Preguntamos porque no; dijo que porque las líneas telefónicas estarían invadidas por 65.000 llamadas.

Le dijimos "No cree que los padres de un niño que muere de leucemia se sentirían identificados con esas 65 mil llamadas". Él replicó que tiene su casa hipotecada y que debe de pensar en su retiro. Ese es el problema. Nadie quiere que esta información se divulgue. No son solo los medios masivos. Esto incluye a las compañías distribuidoras de hierbas medicinales, que están sustituyendo la acedrilla con lampazo chino. La gente recibe ingredientes equivocados para el Essiac, sin contar las 5 o 6 fórmulas incorrectas que andan circulando por ahí. Están divulgando fórmulas falsas; hay toda una campaña de desinformación.

E.R.= Esta campaña de desinformación ¿empezó al mismo tiempo que salió su libro?

G.G.= Antes de mi libro, esta información no estaba de ninguna manera al alcance del público. No había mas información que algunos artículos aislados. Por supuesto que la fórmula no estaba de ninguna manera al alcance del publico. Toda la información era retenida por la Corporación Resperin de Toronto, Canadá, que se supone que es una institución privada. Incluso trabajaban hombro con hombro con el Ministerio Canadiense de Salud y Bienestar, que colaboraba directamente con la FDA. y con el Instituto Nacional del Cáncer en Bethesda, Maryland. Resperin nunca entregó a nadie la formula del Essiac.

E.R.= ¿La Corporación Resperin no hizo ninguna investigación con el Essiac?

G.G.= Han hecho investigaciones desde 1978, cuando Renee les proporcionó la fórmula por el precio ganga de un dólar. Tan pronto como tuvieron la fórmula, le dijeron a Renee que ya no la necesitaban. El Ministerio de Salud y la Corporación Resperin le habían hecho creer que ella dirigiría las investigaciones que tanto deseaba estructurar.

Pero Renee ya había hecho pruebas clínicas. Tenia nombres e historiales. Pensó que la Corporación Resperin era políticamente poderosa y con el dinero necesario para hacer llegar el Essiac al sector público sin lucrar con él. Luego descubrió que la Corporación trabajaba estrechamente con el gobierno y el Ministerio de Salud.

Ahora los pacientes con enfermedades terminales y desahuciados tenían que pasar por un laberinto de burocracia federal para conseguir el medicamento. Para entonces, para la mayoría de la gente, era demasiado tarde. Pero incluso cuando la gente se curaba, la información no llegaba al público.

Resperin llevó a cabo investigaciones con el Essiac. Una de las pruebas se realizó en el Norte de Canadá y se falsificaron los resultados. Por ejemplo, un hombre que estaba en la lista de muertos, unos meses después llegó a tocar a la puerta de Renee, para agradecerle el haber sido parte del programa experimental. Y estaba listado como muerto en el reporte de la investigación.

E.R.= Me esta empezando a parecer asombroso que algo de la información haya llegado a sobrevivir a esta "conspiración del silencio" y a la destrucción de reportes.

G.G.= El único medio por el que el Essiac se ha dado a conocer es de boca a boca y por ser el Essiac lo que es. Su efectividad es lo que dará a conocer el Essiac. Hace muchos años, Renee dijo: "Si el Essiac no tiene ningún mérito, permítanme ofrecerlo; si no tiene mérito caerá por su propio peso".

Por supuesto, ella bien sabía que si la gente recibía las hierbas correctas, el medicamento sería un éxito. Y eso es lo que ha sido el Essiac todos estos años en que hemos divulgado la información. Renee también encontró que el Essiac era un gran preventivo.

Este hallazgo fue apoyado por el Dr. Albert Schatz de la Universidad Temple, quien descubrió la cura para la tuberculosis. Renee también descubrió que el Essiac podía normalizar la glándula tiroides. Mi esposa tomaba 12 miligramos de tiroidina desde que terminó la primaria.

Cuando la conocí, empezó a tomar el Essiac y no ha vuelto a tomar la tiroidina desde entonces. Renee también descubrió que el Essiac podía curar la úlcera estomacal en 3 o 4 semanas. A ella le parecía que las úlceras eran precursoras de cáncer.

Sir Frederick Bating, el descubridor de la insulina, quería trabajar con Renee. Ella tenía historiales clínicos de pacientes insulinodependientes, que habían dejado de necesitar la insulina gracias al Essiac, pues aparentemente interactúa con la insulina.

Al aparecer, el Essiac regula al páncreas en los casos de diabetes mellitus. Los pacientes se liberaron de la insulina. Otra cosa que he encontrado con el Essiac es que mi salud ha sido casi perfecta. Con la edad uno suele pensar "Bueno, ya no tengo cuarenta, son cosas que pasan". No, no tienen que pasar. Desde que tomo Essiac he tenido una salud casi perfecta, es asombroso.

Duermo como un bebe, tengo mucha energía y ninguna enfermedad, ni siquiera gripe o catarro. También trabaje con el Proyecto SIDA de Los Ángeles, en los distritos de San Pedro y Long Beach. Habían desahuciado a 179 pacientes, mandándolos a sus casas. Todos tenían neumocistis carinii e histoplasmosis y habían perdido unas cien libras de peso. Su cuenta de células T-4 era inferior a diez. El proyecto me facilito a 5 de estos pacientes. Les quite los tratamientos de AZT y DDI y les di Essiac tres veces al día. Son los únicos cinco que siguen vivos; los otros 174 murieron.

E.R.= Es increíble, pero ¿qué tipo de vida es la que tienen?

G.G.= Hacen ejercicio tres veces al día, comen tres veces al día, recuperaron su peso normal. En otras palabras, nunca notaría que han estado enfermos en su vida. Pero esta información tampoco se divulga porque el SIDA se plantea como otro gran negocio.

El director del proyecto SIDA de Los Ángeles gana más de 100 mil dólares al año. Incluso los profesionales de la medicina alternativa están ahí para controlar, no para curar. La medicina alternativa es tan mercenaria como la alópata. Nadie quiere una cura para el cáncer o el SIDA.

El Essiac tampoco tiene cabida en la medicina alternativa; ellos también piensan en el dinero. La gente esta perpetrando mentiras a la humanidad sólo por dinero. Dinero y poder, así de simple. Pensándolo bien, el único motivo por el que no tenemos energía solar es porque Exxon no ha encontrado la manera de vender el sol. Si quisieran, tendríamos energía solar; usted sabe que sí.

E.R.= Según su experiencia personal, este remedio herbal sirve para -voy a citar sus palabras y decir "curar"- cáncer, problemas de tiroides, diabetes, SIDA, úlceras…

G.G.= Y también la gripe común. El Essiac fortalece todo el sistema inmunológico. He tomado una onza al día por siete años, y en siete años no he tenido una gripe, catarro o virus.

E.R.= ¿Y todo gracias a un simple remedio herbal de tribus nativas?

G.G.= Si, aunque Renee incluyó algunas alteraciones. Le añadió la raíz de ruibarbo turco (Rheum Palinatum). El ruibarbo turco tiene más de cinco mil años de historia. En realidad paso de la India a China y de allí la trajeron los ingleses.

E.R.= Esa raíz turca definitivamente no es originaria de este país, ni se le puede conseguir aquí. Las hierbas importadas son primero fumigadas e irradiadas. ¿Le parece buena idea usar ruibarbo turco?

G.G.= Se puede sustituir con raíz de ruibarbo común. Los otros dos ingredientes son la raíz de lampazo (Arctium Lappa) y la corteza del olmo americano (Ulmus Fulva). Ambos se obtienen fácilmente. La acedrilla (Rumex Acetosella) es la que destruye las células cancerosas; las otras tres son purificadoras de la sangre. El Essiac aumenta el nivel de enzimas, que se destruyen en los pacientes de cáncer y SIDA. Eleva el nivel enzimático y el hormonal, lo que a su vez eleva el sistema inmunológico, por lo que el cuerpo puede curarse solo.

E.R.= ¿Y las dosis? Algunas hierbas son tóxicas.

G.G.= Ni sus más encarnizados enemigos pueden culpar al Essiac de efectos secundarios; puede tomar Essiac con toda confianza hasta seis onzas al día, según muestras todas las pruebas que se han hecho. Dos onzas en la mañana, dos al mediodía y dos en la noche, lo cual es una dosis alta.

Renee, con las hierbas correctas, usaba desde una onza a la semana. Pero capté las diferencias de su época a la nuestra. Su comida no tenía cancerígenos, ni el agua, ni el aire. Pero nosotros hemos envenenado el aire, el agua y la comida.

En todo el país, hay mas de 2.100 elementos químicos orgánicos e inorgánicos identificados en el agua potable y 156 de ellos son cancerígenos puros. De esos, 26 son generadores de tumores, así que si tienes un tumor, crecerá. Pero esta información tampoco se divulga. Estas cifras son el resultado de pruebas de la Agencia Protectora del Medio Ambiente, y nunca han sido distribuidos al público.

E.R. = ¿Cómo consiguió la información?

G.G.= A través de la organización Ralph Nader, de Washington. Los medios masivos no han divulgado esta información. Otro problema es que es muy poca la gente que lee libros y nuestra esperanza es que lean "El Llamado de un Ángel". Y además, el problema es que la gente consiga las hierbas correctas.

No pueden comprarse las hierbas en compañías distribuidoras; la mayoría son importadas, sin nivel medicinal y no fueron cosechadas adecuadamente. El gobierno impone cuarentena a todas las hierbas importadas y los inspectores de la FDA., con la pretensión de esterilizarlas (para eliminar salmonella y bacteria de Coli) las irradian y les aplican gas de óxido etílico, contaminándolas.

E.R.= ¿Algo mas que quiera añadir antes de terminar esta entrevista?

G.G.= Quisiera decir que no llevé a cabo toda esta investigación porque sienta que tenga una responsabilidad con mi prójimo. La hice porque tengo una responsabilidad conmigo mismo. Sé que he hecho todo lo posible por divulgar esta información y ponerla al alcance de la gente.

Yo fui la primera persona en exponer información sobre el Essiac, sobre como prepararla; le he dicho a todos "Mira, aquí está; aquí esta la formula y su historia". La historia ya anda por ahí y miren lo que pasa, tratan de eliminarla con una campaña de desinformación.

Esto incluye Harvard, Temple, Tufts, la Universidad Northwestern, Chicago; todas estas instituciones han hecho pruebas con el Essiac, con los ingredientes correctos y han llegado a la misma conclusión que Renee Caisse. Pero han sepultado la información.

E.R.= Gary, ha sido muy interesante hablar con usted.

G.G.= Ha sido un placer. Pero al publicar esta entrevista va usted a abrir una caja de Pandora.

E.R.= Creo que es usted quien lo ha hecho. ¿Puede decirle a la gente como conseguir su libro y más información sobre el Essiac?

G.G.= Solo tienen que llamarme a California, al teléfono 310-271-9931. El libro cuesta $35 dólares; la fórmula es gratis.

El Dr. Gary L. Glum, hasta hace dos años, era un quiropráctico con consultorio en Los Ángeles, California. Entre sus pacientes estaban afamados equipos de atletas profesionales y equipos olímpicos. En 1988, el Dr. Glum publicó el libro "El llamado de un ángel, la historia de Renee Caisse y el Essiac".

Hace dos años abandonó la práctica y ahora dedica todo su tiempo a escribir sobre sus investigaciones. En julio de 1991, el Canadian Journal of Herbalism publico un articulo "Antiguas medicinas de Ontario", acerca del Essiac. Este articulo da información especificas de los ingredientes del Essiac e incluye una descripción de las hierbas.

La acedrilla, por ejemplo, es un antiguo remedio para tumores. El artículo también advierte del alto contenido de ácido oxálico en dos de las hierbas, lo que hace al medicamento inadecuado para personas con trastornos renales o artríticos.

El artículo concluye: "El Essiac no es un engaño o un fraude. Escuchar de viva voz de los pacientes sus experiencias convence a cualquier observador de los cambios dramáticamente benéficos que ocurrieron en muchos de aquellos que tomaron el medicamento, aunque no en todos.

Aunque el enfoque del Essiac esta en ser un tratamiento para el cáncer, mejoró y en muchos casos curó muchas otras enfermedades degenerativas, porque limpia a la sangre y el hígado y fortalece el sistema inmunológico". Para mayor información o para obtener una copia de la edición de julio, 1991, Vol. XII, No. III de la Revista Canadiense de Herborismo, escriba a: Asociación Herborista de Ontario M.J. Pimentel MH, 7 Alpine Ave, Toronto, Ontario, Canadá M6P 3R6.

Fuente: http://www.buenasiembra.com.ar/salud/fitoterapia/articulos/essiac5_entrevista.htm


 Testimonios.

Mi experiencia con Essiac. Declaración jurada del Dr. Charles Brusch, médico personal del Presidente John F. Kennedy.

Ya han pasado muchos años desde que por primera vez experimenté el uso de Essiac con mis pacientes que estaban sufriendo de muchas y variadas formas de cáncer. Personalmente yo monitoricé el uso de esta terapia antigua en conjunto con Renee Caisse, enfermera registrada, cuyos muchos éxitos fueron reportados grandemente.

Renee trabajó conmigo en mi clínica médica en Cambridge, Massachusetts y fue allí, bajo la supervisión 18 doctores en medicina de mi personal, que ella procedió con una serie de tratamientos a pacientes de cáncer terminal y ratones de laboratorio y juntos refinamos y perfeccionamos su fórmula.

En ratas, se ha demostrado que causa una recesión definitiva de la masa y un cambio en la formación de las células.

Clínicamente, en pacientes que sufren de cáncer patológicamente probado, reduce la ocurrencia de dolor y causa una recesión en el crecimiento. Los pacientes aumentaron de peso y mostraron gran mejoría en su salud en general. Su evacuación mejoró considerablemente y su apetito comenzó a abrirse.

Se obtuvieron resultados brillantemente beneficiosos en aquellos casos que ya estaban "en lo último" donde se probó que se podía prolongar la vida y la "calidad" de esa vida.

En algunos casos, aún si el tumor no desaparecía, se podía remover quirúrgicamente luego de haber sido tratado con Essiac sin incurrir en el riesgo de metástasis, resultando en otros brotes.

En muchos casos difíciles, las hemorragias han sido rápidamente puestas bajo control, lesiones abiertas del labio y del pecho han respondido a tratamiento, y los pacientes con cáncer del estómago han regresado a sus actividades normales, por mencionar otras situaciones memorables. También, quemaduras intestinales por causa de radiación han sido sanadas y el daño ha sido repuesto, y se encontró que la condición mejoraba, cualquiera que fuera.

Todos estos casos de pacientes fueron diagnosticados por médicos y cirujanos de reputación.

Yo sí sé que he sido testigo en mi clínica y sé de muchos otros casos donde el Essiac fue la terapia utilizada, un tratamiento que trata de restaurar sin destruir los tejidos de tumores y mejorando el panorama mental, el cual restablece la función psicológica.

Aún hoy yo endoso esta terapia porque de hecho he curado mi propio cáncer, el que se encontraba originalmente en el intestino bajo, al tomar el Essiac solamente.

Durante el último examen completo que me fue practicado, se me examinó todo el tracto intestinal mientras estuve hospitalizado (en agosto de 1989) por un problema de hernias, y no se encontró ningún signo de malignidad.

Hay documentos médicos que validan esto.

Yo he tomado Essiac todos los días desde mi diagnóstico (en 1984) y mi más reciente examen me ha dado una carta de buena salud.

Yo continué asociado con Renee Caisse hasta su muerte en el 1978 y fui la única persona que tenía su más completa confianza y a quien ella confió su conocimiento y experticia de lo que ella llamó "Essiac".

Otros lo han imitado, pero una tasa de menor éxito nunca deberá ser aceptada cuando la terapia verdadera se encuentra disponible.

Esto ha sido ejecutado, como si fuese un documento legal.

Charles A. Brusch.


En el otoño de 1992, a mi mamá, que vive en Ohio, se le dijo que el cáncer en su garganta y pulmones había alcanzado el punto que ella solamente tenía 90 días de vida. Mi hermana y yo comenzamos ayudarla a poner todo en orden. Yo había oído del Mountain Magic de Essiac. Le envié un poco. Ella la bebió por alrededor de dos meses. El 22 de diciembre, ella regresó a ver al médico. Él pensó que ella venía a decir adiós. Cuando él la examinó, ella estaba en remisión total. Yo soy una enfermera, y he guardado sus rayos X como prueba de su recuperación.

Ellen Broderick - Winter Springs, Florida.


Yo comencé a tomar Mountain Magic hace varios meses. Los resultados han sido profundos y dramáticos. ¡Gracias!

John Tolleson - Columbus, Ohio.


Mi tío tenía cáncer del pulmón. Le dieron seis meses de vida. Él comenzó a tomar Essiac. Eso fue hace cuatro años. Él está convencido que el Essiac lo salvó.

Rhonda M., Harrison, Ohio.


Mi amigo Joe Roberts estaba en muy mal estado con el lupus. Apenas podía moverse. Algunos pensaban que estaba cerca de morir. Le di dos botellas Mountain Magic herbal tea (Essiac). Él mejoró y comenzó a tomar Essiac. Al mes parecía un hombre nuevo, y parecía estar completamente curado.

Marsha Mylander, Orlando, Florida.


Yo tenía cáncer en la próstata. Mi doctor me dio seis meses de vida. Tomé Mountain Magic, al igual que varios otros remedios naturales. Mi cáncer en la próstata se ha ido.

Un gerente de una tienda de licores, Orlando, Florida


Mi esposo se ha sometido a cada uno de los tratamientos para su enfermedad, y ahora yo estoy tratando el té de Essiac. Yo pensé tomarlo primero para mis diferentes dolores y achaques, estrés, etc. Yo creo que ha hecho maravillas por mí, así que he comenzado a darle el té. Sé que no le hará mal y tal vez su vida será mejor. Un amigo mío tiene cáncer en el hígado y aunque el oncólogo le había dado seis meses de vida, ya lleva de eso dos años y dice que lo único que toma es el té de Essiac. Créame, es prueba viviente del éxito.

Betty del MPIP Bulletin Board, 18 de julio de 1997


Yo conocí a un miembro de la compañía Ravelco, en un seminario. Él me dijo acerca de Essiac. Yo tenía una condición cancerosa en mis órganos femeninos que me estaba causando mucho dolor. Tomé el Essiac, mi dolor desapareció, y ahora estoy libre de cáncer. ¡Dios bendiga Ravelco! Ahora le abro los ojos al valor de los sistemas de curación natural, e invierto una gran cantidad de tiempo predicando esta religión nueva a mis amigos.

Marjorie L., Stuart, Florida


Tengo 71 años de edad. He padecido de una muy rara enfermedad durante los últimos veinte años. La comunidad médica no sabe que la ocasiona, y no tienen una cura. Se llama el síndrome de Cogan. Ha destruido ni capacidad auditiva en ambos oídos, causado mucho vértigo, muchos dolores y achaques, y daño a mi corazón. Durante la mayor parte de mi vida he tenido varios resfriados cada año y ocasionalmente un caso de influenza. En enero del 1996, la influenza se convirtió en pulmonía. En ese momento fue que decidí tratar el Mountain Magic.

Estoy feliz de decirles que desde que comencé a utilizar el Mountain Magic no he tenido un resfriado o síntomas de influenza. Yo sí creo que ha ayudado en mi recuperación de la pulmonía. Tengo planes de continuar su uso. Yo tomo 2 onzas, tres veces a la semana.

Calvin Goranson, 299 Lake Mamie Rd, Deland, FL 32724.


Mi cuñado me dio una botella del té herbario Mountain Magic para probarlo como una medida preventiva. La verdad es que me gustó el sabor. Pronto me di cuenta que un problema del estómago del que ya padecía durante veinte años había desaparecido, y me siento mejor de todo lo demás. Yo tengo sesenta años de edad y trabajo siete días a la semana.

Mi sobrino en Wisconsin se enteró que tenía cáncer. No puede darse tratamiento de quimioterapia debido a que tiene otros problemas de salud. Toma su té con mucha fe; y un año más tarde se encuentra todo en remisión. Nuestra familia también utiliza su sal de mar orgánica; mi esposa solía padecer de retención de agua. Ya no existe más ese problema. Nosotros disfrutamos de sus productos y esperamos que sigan el buen trabajo.

Robert W. Heath, 9539 Stevenson Rd., Fenwick, MI 48834.


Yo tenía cáncer en la próstata. El 10 de agosto de 1994, me sometí al tratamiento de quimioterapia. Yo nunca le dije al médico que estaba tomando Essiac y como resultado, la lectura de PSA fue por debajo de cero. Continué esta combinación por quince meses y cuando bajó del nivel de 0 paré de someterme a la quimioterapia. Hoy continúo tomando el Essiac.

Paul Roche, East Haven, Connecticut.


Yo tengo esclerosis múltiple. Mi amiga Kelly me invitó a tomar Essiac. Luego de tres meses yo pude guardar mis muletas. Luego de un año, sólo camino cojeando un poco.

Barbara Johnson, Apopka, Florida.


Estoy en los cincuenta. Parece como si durante toda mi vida yo hubiera tenido la influenza por lo menos una vez al año, y un catarro fuerte varias veces al año cada año. Era como si automáticamente pudiese poner a un lado uno o dos meses cada año en los cuales yo estaría acostado con la influenza o con un catarro fuerte. Comencé a tomar Mountain Magic de Essiac hace cinco años. Desde esa vez no he tenido la influenza, y sólo he padecido un catarro (yo pienso que ese catarro era parte del proceso de desintoxicación). Yo estoy seguro que el Essiac me ayudó con esto.

M.M., Orlando, Florida.


A mi hermano se le diagnosticó hace un año con una leucemia muy, muy severa. Sus médicos le dieron quimioterapia durante cuatro semanas. La quimioterapia le hacía verse mortalmente enfermo. Mi hermana y yo estábamos muy deprimidas. Él parecía la muerte misma. Este hombre grande, que medía más de seis pies de alto, estaba acostado en la cama del hospital en una posición fetal, temblando como resultado de la quimioterapia.

Los médicos le dijeron que moriría en el hospital si se quedaba, o podría ir a casa a morir. Mi hermana es una enfermera, y se había propuesto a salvar a mi hermano. Ella conocía del remedio herbario para cáncer llamado Essiac. Ella le pidió al doctor la aprobación para atraer el Essiac al hospital para dárselo a nuestro hermano. El médico sintió que como no había nada más que se pudiese hacer por él, así que sentó el camino con las autoridades médicas.

Mi hermano comenzó a tomar Essiac y diez gotas de la fórmula herbaria de Paul 'D Arco todos los días, una vez en la mañana, y una vez en la tarde. Su conteo sanguíneo era de 4,800 (10,000 es normal). A la semana de haber comenzado el tratamiento con Essiac no sólo estaba el vivo, sino su conteo sanguíneo era de 10,800. Pasada más de una semana, su conteo sanguíneo había alcanzado los 14,000, --4,000 más que lo normal.

Mi hermano comenzó sus tratamientos con Essiac en agosto del 1992. Estaba tan saludable para enero del año próximo, que él y su esposa se fueron en un crucero de cuatro meses alrededor del mundo. Estamos en agosto de 1993, y es muy saludable, activo y robusto. Yo he tenido que mantener mi nombre anónimo porque no quiero que mucha gente me llame preguntándome acerca de su experiencia. Yo amo mucho a mi hermano, somos muy unidos, y sólo le doy gracias a Dios por las cosas simples como Essiac, y todas las personas en todas partes que oraron por su recuperación.

Nombre permanece anónimo a pedido.


Yo tengo un amigo de West Virginia que tiene artritis reumatoide y la sufre desde hace nueve años. En mayo, le di un poco de mi Essiac. A ella le gustó y comenzó a tomarlo regularmente. Pasadas dos semanas sintió gran alivio de su dolor. Pasados dos meses, ella podía alzar sus brazos completamente por encima de su cabeza, algo que ella no había podido hacer durante nueve años. Hace poco, ella fue a Irlanda a visitar a sus familiares, y llevó un poco de Essiac consigo para darles a ellos.

Alice Bailey, Winter Springs, Florida.


Hace varios años, yo acompañé a mi mamá a la clínica de pacientes de un hospital local para que se le removiera un pequeño endurecimiento de su glándula parótida del lado izquierdo de su rostro. Fue muy sorprendente cuando los médicos encontraron avanzado cáncer del linfoma a través de su cuerpo. Yo comencé a buscar en varios volúmenes libros, tratando de encontrar una respuesta a lo desconocido. Se comenzó con un programa de suplementos nutricionales y una dieta de comidas naturales, además de tratamiento quiropráctico, de pensamiento positivo, y terapia de humor.

Todo se puso muy tenso a medida que los doctores comenzaron la quimioterapia. De hecho, a mi mamá se le llevó a la sala de emergencia seis veces durante el primer mes. Teniendo ochenta años, es probable que su fuerte corazón que la mantuvo viva y conmigo sea el mismo que cuenta su historia hoy. Hoy ella baila y enseña a otros a mantenerse bien por medio del baile lo que le ha mantenido fuerte durante toda su vida.

Las cartas con oraciones por una mejoría a su salud comenzaron a llegar y un amigo envió un artículo acerca del té de Essiac. Esperanzado, de que esta fórmula herbaria podría ayudar de alguna manera, fui en busca de los ingredientes, elabore el té, y lo añadí a su ya creciente listado de suplementos nutricionales.

En la víspera de Navidad de 1992, tres meses luego de que a mi mamá se le diagnosticara con el linfoma, los médicos anunciaron que mi mamá no estaba sólo en remisión, sino que ¡libre de cáncer! Mientras que posiblemente nunca sabremos lo que la curó de esta enfermedad temible, sentimos en nuestros corazones que el Essiac y la nutrición tuvieron un papel mayor.

J. Candy Arnold, Bellevue, Washington.


Nuestra familia estaba devastada cuando mi suegra Myrna, nos informó que se le había diagnosticado con cáncer. En su caso, era cáncer del ovario que se le había dispersado hacia las glándulas linfáticas y luego a los pulmones. Se le había diagnosticado como inoperante, y los médicos le dijeron que lo pusiese todo en orden. Luego de una histerectomía, ellos le dijeron que le quedaban alrededor de seis meses de vida. Los tumores en sus pulmones eran muy numerosos para poderse remover. Mi cuñada me preguntó si había algún acercamiento nutricional que podría hacer más lento el progreso de la enfermedad. El médico le aseguró que no había ninguno. Sin embargo yo comencé la búsqueda de remedios alternos. De casualidad, mi padre había oído un programa radial donde se explicaba lo que hacía el Essiac.

El remedio era tan sencillo y tan directo que yo sabía que mi suegra podría tomarlo. Ella tomaba un poco cada noche. Nosotros aguantábamos la respiración. El doctor y nuestra prima la enfermera nos dijo quién no nos llenáramos de esperanza. Aún así, los rayos X tomados semanalmente comenzaban a indicar algo que ellos no esperaban. Poco a poco los tumores en sus pulmones se estabilizaron y comenzaron a disminuir. El personal de enfermería en la oficina del médico reaccionaba perpleja semana tras semana los tumores comenzaban a desaparecer, y su conteo sanguíneo regresaba a lo normal.

Un poco más de un año luego de haber comenzado el Essiac, el médico llamó para decirle a Myrna ella era un mil milagro certificado. Sus cartas de progreso no mostraban indicación de cáncer en ningún sistema. A esta fecha, cinco años más tarde, no ha habido recurrencia de cáncer.

J.R. Kirkland, Washington.


Yo comencé a tomar el Essiac para artritis severa y fatiga severa. ¡Los resultados son increíbles! Estoy haciendo cosas normales todos los días que no había podido hacer durante diez años; diez años que han hecho una gran mella en mi vida. Desde que estoy tomando el Essiac, estoy sintiendo que los años pasan flotando, y he vuelto a sentir la juventud nuevamente. Estoy muy contento con los resultados. Mi hija Donna Geary de Alta Loma me dio mi primera botella. Los resultados son maravillosos. Los resultados también fueron inmediatos. Gracias por esta maravillosa bebida.

Lucy Claudine Gibson, Lakewood, California.


Mi cuñado me dio una botella de Essiac. La verdad es que me gustó el sabor. Pronto me di cuenta que un problema del estómago del que ya padecía durante veinte años había desaparecido, y me siento mejor de todo lo demás. Yo tengo sesenta años de edad y trabajo siete días a la semana.

Mi sobrino en Wisconsin se enteró que tenía cáncer. Le envié el libro "Canada's Cancer Cure" que habla acerca del Essiac. El no podía darse tratamiento de quimioterapia debido a que tiene otros problemas de salud. Toma su té con mucha fe; y un año más tarde se encuentra todo en remisión.

Robert W. Heath, Fenwick, Michigan.


A mi amigo se le diagnosticó con cáncer en el pulmón. Yo me tomé la libertad de darle un libro acerca de Essiac. Hice los arreglos para hacerle llegar una provisión. Se había programado la quimioterapia pero primero querían monitorear el crecimiento, lo cual consistía de rayos X tomados periódicamente. Los primeros rayos X mostraron un crecimiento lento (casi imperceptible) y entonces ellos esperaron por la segunda toma de rayos X para confirmar la situación. Luego de la segunda toma de rayos X, el médico le dijo a Bob que si él había tenido tanto éxito con la quimioterapia, que él (el médico) se hubiese complacido de tomarse el crédito por tal mejoría.

Estamos ambos agradecidos a la gente que tuvo la mente abierta y el corazón para darle a los pacientes de cáncer una esperanza de curación. Yo creo profundamente que Essiac ha ayudado a curar a Bob, y estoy mucho más cómodo usándolo en vez de no estar haciendo ningún esfuerzo para mantenerme saludable sistemáticamente. Si a usted deseara compartir esta carta con cualquiera, tiene nuestra bendición.

Greg Krepala, 292 Martin Ct., Aptos, CA 95003.


Yo tomé Essiac para el cáncer en la próstata. Bajo las órdenes del médico se me trató con quimioterapia. También tomé Essiac, y como resultado el conteo de PSA bajó a menos de cero. Tomé la combinación por 16 meses y cuando se mantuvo al nivel de 0, abandoné la quimioterapia. Desde entonces, las lecturas de PSA fueron como sigue.

En octubre: 0.15

En abril: 0.37

En octubre: 0.58

En abril: 0.73

Yo continúo tomando el Essiac.

Paul E. Roche, East Haven, Connecticut.


Yo tenía cáncer en el ovario, el cual se me diagnosticó como regado. Me removieron los ovarios y seis pulgadas del colon. Se me dijo más tarde que no habían podido remover todas las células cancerosas y me recomendaban la quimioterapia. Yo me rehusé porque tenía problemas cardíacos (ya se me habían hecho dos operaciones durante años anteriores). Yo había encontrado un artículo acerca del Essiac y les dije a los médicos que lo iba a tratar. Bueno, los resultados han sido extraordinarios. Yo había perdido sobre sesenta y dos libras, y ahora ya he repuesto sobre 16. Ahora he estado lo suficientemente fuerte como para pode volver a mi trabajo con la cerámica. Yo no creo que estaría viva ahora sino hubiese sido por el Essiac. Se lo recomiendo a todo el mundo, y estoy sorprendida de como el cáncer puede tocar a tantas vidas. Post data: Mi último examen realizado por el oncólogo mostró resultados "perfectos, perfectos, perfectos". Me siento maravillosa.

Doris Kearns, Porter, Texas


Yo tenía cáncer en el seno. Comencé a tomar Essiac tres semanas antes de mi primera sesión de quimioterapia. Cada efecto secundario que se me había predicho se disminuyó "tanto, tanto" que apenas los noté. La sangre que se extrajo, tanto en términos hemoglobina y de química, fueron como se me dijo FANTÁSTICAS para un paciente de quimioterapia. Yo juego canasta doble con por lo menos ciento cuarenta personas que van a un juego local. Todo el mundo ha comentado acerca de mi apariencia y el nivel de energía, y les sorprende. Algunos comenzaron a tomar Essiac por razones de salud en general. ¿Cómo sé ahora que fue el Essiac? Yo fui a California luego de mi quinta quimioterapia, y me quedé allá por tres semanas. Como nos estábamos moviendo de un lugar a otro, no tomé el Essiac. Al regresar a casa recibí mi sexto y último tratamiento. Estaba tan enferma: náusea, diarrea, acidez tan mala que no podía dormir, y estaba tan cansada. Ahora comienzo la radiación en una semana, y usted puede apostar que no será sin mi Essiac.

June K. Outerson, Phoenix, Maryland


Me siento de maravilla. Mi nivel de energía ha mejorado. No recuerdo la última vez que tuve una gripe o un resfriado, y mis exámenes y mis mamografías están perfectos. Creo en un estilo de vida saludable y en una nutrición adecuada, pero también creo que Essiac ha potenciado mi sistema inmunológico y me mantiene bien.

SN, Ontario.


Hace dos años y medio (a mi hijo) se le diagnosticó el mal de Hodgkins. Después de soportar 5 años de tratamientos con quimioterapia, (mi hijo) huyó de casa para escapar a dicha terapia. Finalmente empezó a tomar Essiac de Resperin. El Essiac ayudó a desintoxicar su cuerpo y a limpiar su sangre. El cáncer se ha ido desde hace 2 años y (mi hijo) es la imagen misma de la salud.

TC, Connecticut.


Mi hermana me inició en el Essiac, un remedio natural que puede ser mi única esperanza. Tanto mi hermana como yo creemos firmemente que Essiac ha sido clave en mi fortalecimiento.

DK, Florida.


Hace 8 años se me diagnosticó hipotiroidismo. Después de tomar Essiac durante 6 meses, me hice mi chequeo anual con mi doctor. Todos los exámenes relacionados con mi tiroides resultaron negativos y me siento muy bien.

BB, Manitoba


 Forma aconsejada de preparación.

Cuando se parte de la mezcla de hierbas, son necesarios los siguientes elementos para elaborar el Tónico: dos recipientes (uno con tapa) de acero inoxidable ó enlozado (evitar el uso de elementos de aluminio, cobre ó hierro), un colador de malla fina, un embudo, una cuchara, botellas de vidrio de color con buenas tapas y un litro de agua destilada (desmineralizada) por cada 25 gramos de mezcla de hierbas. Los pasos a seguir son:

* Llevar a ebullición el agua en el recipiente con tapa.

* Agregar la mezcla de hierbas, revolver, tapar y mantener el hervor con fuego mínimo durante 5 minutos.

* Apagar el fuego, destapar, raspar los restos de los costados del recipiente, mezclar y volver a tapar.

* Dejar el recipiente tapado y en reposo durante 12 horas. Este período resulta clave para la extracción de ciertos principios activos de las hierbas.

* Encender nuevamente el fuego y cocinar durante 20 minutos. Evitar que llegue al punto de ebullición, sugiriéndose el uso de un difusor de calor.

* Apagar el fuego y colar de inmediato la decocción en el segundo recipiente.

* Limpiar el recipiente original y volver a colar.

* Utilizando el embudo, introducir el líquido caliente en las botellas esterilizadas (hervidas o enjuagadas con agua oxigenada 10 vol), cerrando herméticamente.

* Cuando las botellas se hayan enfriado, colocarlas en heladera.

Precauciones: Dado que el tónico así obtenido no posee ningún conservante externo, resulta esencial la higiene de todos los elementos utilizados en la elaboración. En el caso de las botellas, que pueden reutilizarse indefinidamente, deben ser siempre lavadas y esterilizadas con agua oxigenada 10 vol. Respetando estas instrucciones, el tónico puede conservarse en heladera durante un mes. Por ello es importante no preparar mayor cantidad de la que se prevé consumir en dicho período. Si se advierte la formación de hongos en el tónico (se observan en superficie), desechar el contenido de la botella.


 Forma aconsejada de consumo.

El tónico debe mantenerse siempre en heladera, controlando la ausencia de hongos.

* Sacudir la botella antes de consumir. Puede tomarse frío o bien ligeramente tibio (no utilizar nunca microondas ni llevarlo a hervor). También puede ser endulzado con miel de abejas.

* Tomándolo como preventivo, se aconsejan 4 cucharadas soperas diarias por la noche, antes de acostarse y dejando transcurrir al menos 2 horas desde la cena. En esta dosis, un litro alcanza para un mes de uso. El Tónico forma parte de muchos programas de desintoxicación.

* En caso de estar sufriendo alguna afección particular, duplicar la dosis, tomando 4 cucharadas por la mañana en ayunas o otras 4 por la noche como se explicó anteriormente, a estómago vacío. Personas con cáncer de estómago deben diluir la dosis en igual cantidad de agua destilada. En esta dosis, un litro alcanza para 2 semanas de uso.

Importante: Dado que este preparado nunca ha evidenciado efectos secundarios, ni tampoco interacciones con otros medicamentos, puede complementarse con cualquier tratamiento convencional. Única contraindicación a nivel preventivo es el uso por parte de embarazadas y menores de dos años.

Fuente: Almacén Natural. Consultas: Martha Magnin, Fitoterapeuta. Cap. Fed, Argentina TEL: ( 54-011) 4922-8873 o buenasiembra_2004@ubbi.com


 Acción del tónico en el organismo.

Este preparado herbario desarrolla la siguiente actividad dentro del organismo:

1. Previene la acumulación de depósitos grasos en el sistema circulatorio, hígado y riñones.

2. Regula los niveles de colesterol al transformar azúcares y grasas en energía.

3. Destruye los parásitos en el sistema digestivo y a través del cuerpo.

4. Contrarresta los efectos del envenenamiento por aluminio, plomo, mercurio y otros metales tóxicos.

5. Fortalece y tonifica músculos, órganos y tejidos.

6. Fortalece y da flexibilidad a huesos, articulaciones, ligamentos, pulmones y membranas, haciéndolos así menos vulnerables al estrés o a las lesiones por él causadas (el caso de úlceras).

7. Nutre y estimula el sistema nervioso y el cerebro.

8. Promueve la absorción de fluidos en los tejidos.

9. Remueve la acumulación tóxica en los canales grasos, linfáticos, digestivos, renales y medulares.

10. Neutraliza los ácidos (gastritis) y elimina toxinas en el intestino.

11. Descongestiona los canales respiratorios al disolver y expeler mucosidades.

12. Alivia la tarea desintoxicante del hígado al convertir a las toxinas grasas en sustancias solubles en agua, que luego pueden ser fácilmente eliminadas por los riñones.

13. Ayuda al hígado a producir lecitina, la cual construye la mielina, material graso que envuelve y protege las fibras nerviosas.

14. Elimina depósitos de metales pesados en los tejidos, especialmente en las articulaciones, reduciendo inflamaciones y tensiones.

15. Mejora las funciones del páncreas y el bazo, aumentando la efectividad de la insulina.

16. Purifica la sangre.

17. Aumenta la producción de glóbulos rojos.

18. Aumenta la capacidad del cuerpo para utilizar el oxígeno, al incrementar el nivel de oxígeno en las células de los tejidos.

19. Mantiene el equilibrio entre sodio y potasio en el cuerpo, regulando el fluido dentro y fuera de cada célula; de esta manera las células son alimentadas con nutrientes a la vez que se limpian.

20. Convierte los oxalatos de potasio y calcio en una forma menos dañina, haciéndolos solventes en la orina. Además regula la cantidad de ácido oxálico que llega a los riñones, reduciendo de esta manera el riesgo de formación de cálculos en vesícula, riñones o tracto urinario.

21. Impide que las toxinas puedan llegar al cerebro.

22. Protege al cuerpo contra la radiación (rayos X).

23. Alivia el dolor, aumenta el apetito, provee más energía y brinda sensación de bienestar.

24. Aligera la curación de las heridas, regenerando las áreas dañadas (ulceraciones).

25. Aumenta la producción de anticuerpos (linfocitos y células T), con lo cual se potencia el sistema inmunológico.

26. Inhibe el crecimiento y posiblemente destruye los tumores benignos.

27. Protege las células en contra de los radicales libres.


 Cómo se ofrece.

En Almacén Natural estamos preparando este Tónico Herbario, con el cuidado de obtener las hierbas totalmente libres de contaminación. Algunas, como la raíz de bardana, la cultivamos en nuestro propio predio. Otras, como la raíz de ruibarbo que debe provenir de plantas de 7 años de antigüedad, se cultivan en forma orgánica en el Valle de Punilla.

Para aquellas personas que prefieran hacer personalmente la preparación del Tónico, proveemos la mezcla de las hierbas ya lista para su elaboración en sobres de 50 grs. Con dicho contenido pueden prepararse 2 litros de Tónico, o sea la cantidad necesaria para 2 meses de tratamiento a nivel preventivo.

Debe tenerse en cuenta que el Tónico ya preparado, al no tener conservantes, requiere preservación en heladera y no se conserva más allá de las 4 o 5 semanas.

La mezcla de hierbas pueden solicitarse, para preparar el Tónico herbario indígena (essiac).


 Las hierbas usadas y sus efectos.

Para entender donde reside el poder de este sencillo preparado herbario, es importante comprender la acción de cada hierba, sin perder de vista la potenciación de efectos que se obtiene por su combinación. Precisamente Sheila Snow, una investigadora canadiense que trabajó con el Essiac, afirmó:

“La bardana y la acedera son los principales responsables de la destrucción de las células cancerígenas, mientras que el olmo y el ruibarbo incrementan el flujo de la bilis y ayudan a la eliminación de las toxinas”. Según investigaciones del Dr. Chester Stock que trabajó 3 años con el Essiac, la acedera tiene la capacidad de amalgamar las células cancerosas, regresando aquellas con metástasis al lugar del tumor original.

El Dr. Julian Whitaker afirma: “Las terapias siempre debilitan el cuerpo y su resistencia celular, mientras que este preparado funciona en sentido contrario”, mientras que el Dr. E. Carson opina: “El progreso que se puede obtener y los resultados reales, así como la rapidez en la recuperación son maravillosos; no lo creería de no haberlo visto”.

El Dr. Jim Chan de Vancouver explica: “El preparado contiene inulina, un poderoso modulador del sistema inmunológico que se adhiere a los glóbulos blancos (células T) y mejora su funcionamiento”. Por su parte el Dr. Bruce Hendrick de la Universidad de Toronto afirmó: “Estoy sumamente impresionado con su efectividad y con la ausencia de efectos colaterales”.

El Dr. Glum por su parte asegura que el preparado aumenta el nivel de enzimas, que se destruyen en pacientes con cáncer y sida. “Al elevarse el nivel enzimático y hormonal -afirma- también se eleva el sistema inmunológico, por lo que el cuerpo puede defenderse solo. Lo importante es que se utilicen las hierbas correctas, que sean cosechadas y secadas adecuadamente y que no hayan sido expuestas a contaminación química.

En Estados Unidos las hierbas importadas son puestas en cuarentena y esterilizadas para eliminar salmonella y coli, irradiándolas y aplicándoles gas de óxido etílico. Renee Caisse recolectaba y secaba personalmente las hierbas, y con el tiempo fue adicionando nuevos elementos a la fórmula original para ir potenciando el efecto del preparado. De lo que se puede estar absolutamente seguro es sobre la total ausencia de efectos secundarios, incluso en las dosis más altas que usaba Renee para determinados casos en que llegaba a 12 cucharadas diarias”. Pero veamos la actividad individual de cada una de las hierbas principales del preparado original.

Bardana (arctium lappa): Es la parte más importante de la formulación y sobre ella hemos publicado una monografía en nuestro número anterior. Es un poderoso purificante de la sangre y la linfa. Estimula la eliminación de toxinas, el funcionamiento hepático y el sistema digestivo. Contiene inulina, que fortalece órganos vitales como hígado, páncreas y bazo. También reduce la mucosidad y evita la formación de cálculos. Promueve el flujo de bilis y elimina el exceso de fluido en el cuerpo. Ayuda a remover infecciones del tracto urinario, hígado y vesícula. Su contenido en vitamina A y selenio ayuda a eliminar radicales libres y el cromo regula los niveles de azúcar en sangre.

Acedera (rumex acetosella): Ha sido un remedio casero contra el cáncer durante mucho tiempo en Europa y América. Alivia las úlceras internas y aplicada sobre la piel ayuda a resolver problemas como eccemas y soriasis. Su riqueza en vitaminas y oligoelementos minerales, nutre el sistema glandular. Contiene silicio, elemento necesario para los nervios y la capa de mielina que los protege. Limpia la sangre y mejora la función de hígado y páncreas, estimulando el crecimiento de tejido nuevo. Reduce el daño causado por las quemaduras de radiación y aumenta la resistencia a los rayos X. Mejora el funcionamiento del sistema circulatorio, intestinal y respiratorio. Ayuda en la remoción de depósitos extraños en las paredes de los vasos sanguíneos. Aumenta el nivel de oxígeno en las células de los tejidos.

Olmo (ulmus fulva): Como tónico, fortalece órganos, tejidos y membranas mucosas, especialmente pulmones y estómago. El principal componente es un mucílago que contribuye a la eliminación de desechos tóxicos. Ayuda a nutrir y restaurar el plasma sanguíneo y la linfa. Promueve la curación rápida de quemaduras y laceraciones. Mejora el estado de la flora intestinal y calma el asma. También alivia la acidificación corpórea.

Ruibarbo (rheum palmatum): Actúa como laxante suave (estimula la secreción de bilis hacia los intestinos) y purga el organismo (especialmente el hígado) de toxinas y desechos. Contiene ácido málico, que mejora la oxigenación del organismo y estimula el proceso de curación. Posee una sustancia (rhein) que inhibe la acción de bacterias que provocan afecciones como la candidiasis en los intestinos. Ayuda a reducir la fiebre y la inflamación. Los estudios demuestran que posee propiedades antibióticas y antitumorales.

En nuestro tónico herbario hemos adicionado dos cortezas sudamericanas de probados efectos sobre el sistema inmunológico. La uña de gato (uncaria tomentosa) es una liana de la selva andina que ha sido usada durante siglos por los indígenas a raíz de sus variadas propiedades. Es antiinflamatoria, antibacteriana, antioxidante, antiviral, diurética, depurativa, hipotensiva, vermífuga, antitumoral e inmunoestimulante.

Por su parte el lapacho (tebebuia ipe) es un árbol originario de Brasil y Paraguay, cuya corteza es muy usada en medicina popular. Se usa en enfermedades reumáticas por ser antiinflamatorio. Es depurativo general y se lo recomienda en afecciones de vías urinarias. Es hipotensor, aumenta los glóbulos rojos (contiene hierro), es tónico y fortalece las defensas.

Fuente: http://www.buenasiembra.com.ar/salud/fitoterapia/articulos/essiac.htm

Investigaciones